lunes, 6 de septiembre de 2010

Las chicas son guerreras: Septima parte

__ Así que... ¿De misión en el espacio? __ Toribia no daba crédito a lo que Clodoveo le estaba contando __ Vaya... Mi querido hermanito sube cada vez mas alto, ¿Eh?
__ Es un agente de primera...

Toribia se quedó mirando a Clodoveo con una tierna sonrisa

__ Admiras mucho a Mortadelo, ¿Verdad?
__ Si...
__ ¡Pero si te has puesto rojo! ¡Que monada!
__ ¡No digas esas cosas! __ Dijo mirando para otro lado porque, en efecto, se había puesto colorado __ Pero, oye __ Volvió a mirarla, mas serio__ Yo te he contado como esta la situación, pero ahora tienes que contarme tu la verdad.
__ ¿Que verdad?
__ No soy estúpido, ¿Sabes? __ Replicó, con una sonrisa__ Llegas aquí diciendo que no sabes nada de Mortadelo desde la ultima vez que os viste (Que, según tú, fue mucho antes de que yo lo conociera)... Sin embargo, sabes que ha tenido un hijo al que reconoces enseguida, y por mucho que los dos se parezcan, ni siquiera me has preguntado su nombre, porque ya lo sabias. 

AToribia se le pusieron unos ojos como platos.

__ Otra cosa que me ha parecido rara es el hecho de que no recuerdo haberte visto en nuestra boda, pero nada mas llegar has adivinado que yo era el marido de Mortadelo y me has llamado por mi nombre. Por no hablar de que ni siquiera has llamado para avisar de que ibas a venir

Toribia pasó de estar sorprendida a estar divertida.

__ A eso, añadele el hecho de que no te ha costado mucho deducir quienes eran los padres de Felipe y Olivia. Si ya sabias quienes eran... ¿Porque me lo preguntas? __ Se hizo un silencio __ Por todo esto, me ha dado la impresión de que lo único que hacías era verificar información que ya tenias... Una actitud un poco extraña, ¿Verdad, querida... "cuñada"? __ Justo cuando dijo "cuñada", la observó con mirada inquisitiva __ Si es que acaso eres Toribia...

Finalmente, la mujer no pudo evitar reírse.

__¡Pero que desconfiado eres! Mucho me temo que el desayuno te ha sentado un poco mal, jijiji...
__ Se perfectamente lo que te digo, ¿Y sabes porque?
__ A ver, ¿Qué teoría vas a exponerme?

Clodoveo puso una sonrisa misteriosa.

__ Porque Toribia SI ASISTIÓ a nuestra boda. Pero no me has corregido cuando he dicho lo contrario...

La falsa Toribia volvió a reírse de nuevo.

__ ¡Vaya por dios! Parece ser que me has pillado... __ La sonrisa de Toribia pasó de ser bondadosa a malévola en un segundo __ Supongo que me precipité demasiado al decidir venir aquí... ¡Apenas he tenido tiempo de investigar sobre todos vosotros! Y, claro, era de esperar que mi historia tuviera muchas lagunas... ¿Como es posible que no pensara en que Toribia iría a la boda de su propio hermano? ¿Ves, amigo mio? Eso pasa cuando no te preparas como es debido...

De repente... ¡La falsa Toribia se quitó la mascara y el vestido! En su lugar, había un hombre de la edad de Clodoveo vestido con una especie de bata morada, con el cabello repeinado hacia atrás y un poco de bigote. Ante la cara de sorpresa de Clodoveo, empezó a reír a carcajadas.

__ Es lógica tu reacción... Y mas sorprendido te quedarías si supieras quien soy... Claro, tu no me conoces de nada, pero tu querido Mortadelo y yo tuvimos un pequeño enfrentamiento tiempo atrás... ¡¡Y ahora yo, EL GRAN BOTIJOLA, vengo a por mi venganza!!

Entonces, los ojos de la falsa niña que acompañaba al intruso se volvieron de color rojo, levantó su brazo como si fuera un robot, y de su manó salió disparada una red que envolvió a Junior, Felipe y Olivia.

__ Te presento a Boti-Joti, un pequeño robot capaz de adoptar el aspecto que yo desee, incluido el de la hija de Toribia, mi antigua sirvienta. Y ahora, si no te molesta mucho, tengo que cojer un vuelo urgente...  ¡Supongo que no hace falta que te diga que me llevo a los chiquillos!

Pero antes de que pudiera acabar la frase, Botijola dio un salto en el aire gritando de dolor.

__ AAAAGH, ¿Pero que demonios...?

Olivia le había chamuscado el trasero con su visión de rayos láser. Clodoveo aprovechó ese momento de distracción para liberar a los niños de la red y pegarle una patada al robot con la que lo descuajeringó vivo. Tras eso, se interpuso entre Botijola y los pequeños.

__ ¡Ni te atrevas a tocarlos, cabrón!

La cosa se había puesto muy fea.

1 comentario:

  1. ¡Quien no corre vuela! No puedo estar esperando a que la gente me comente... ¡La historia ha de continuar! :D

    ResponderEliminar

Seguidores