lunes, 13 de junio de 2011

Una travesura que se convirtió en leyenda: Epílogo

Tal y como sus padres habían prometido, los tres fueron severamente castigados... Solo que no fue hasta 2050. Estuvieron un tiempo sin salir ni poder hablarse por teléfono hasta que se les pasó el enfado y les levantaron el castigo. Se habían prometido a si mismos pensarselo dos veces antes de escaparse otra vez (Bueno, por lo menos Junior y Olivia se lo juraron...).

Justo entonces, el año escolar había empezado: Olivia ya cursaba el segundo curso del Bachillerato de Humanidades, y de vez en cuando quedaba con Alicia en los recreos, ya que ambas iban al mismo instituto. Mientras, Junior iba a otro centro para estudiar Bellas Artes Interpretativas; a diferencia de él, Felipe había decidido empezar a trabajar cuando acabó el bachiller, así que tenía un empleo en una editorial de cómics. Y Víctor ya estaba en la universidad: Gestión de Empresas.

Eso si, todo aquello era por la mañana... Por la tarde, nuestros jóvenes amigos eran agentes de la TIA en toda regla. Puede que sus misiones no fueran lo suficientemente emocionantes para el gusto de Felipe, pero por lo menos podían desarrollar sus habilidades con total libertad, sobretodo Olivia, quien ya se había quitado de encima el complejo de “Power Ranger Rosa”.

Un día, las dos chicas salían juntas del instituto, cuando vieron a Junior salir del centro que estaba en la otra calle.

__ ¡Ey, Junior!
__ ¡Hola chicas!

Iban a empezar a charlar, cuando oyeron una voz a lo lejos.

__ ¡Peñaaaaaaaaaa! __ Gritó Felipe.
__ Hombre, ¿Cómo tu por la zona escolar? __ Bromeó Junior.
__ Si, a mi también me da yuyu estar por aquí... A lo que iba, acabo de salir del trabajo, pero he recibido una llamada del cuartel general... Ha habido una fuga en masa en Alaurín.
__ ¡No jodas!
__ Si jodo. ¿Y a que no adivináis quién?
__ Hombre, es evidente que si no nos lo cuentas, no lo sabremos.
__ ¡Tranquila, Olivia, que ya lo digo! Son...
__ Billy el Horrendo, Chapeau el Esmirriau, Elton Matraca, Magín el Mago y Todoquisque.

Los cuatro se giraron asombrados ante la aparición de Víctor.

__ ¿Cómo coño...?
__ No eres el único que recibes llamadas, ¿Sabes?
__ Ya, pero iba a decirlo yo.
__ ¡Oh, el niño pequeño ya agarró un berrinche!
__ ¿Qué me has llamado?
__ ¡Bueno, ya basta! __ Dijo Alicia con autoridad interponiéndose entre los dos. __ ¿Vamos al cuartel o no?
__ Si, Alicia...

*

_ Bien, muchachos, supongo que no es necesario especificar cual será su misión, ¿No? Encontrar a todos esos fugitivos y capturarlos, ¿Entendido? Contarán, como siempre, con la inestimable ayuda del Profesor Bacterio... __ Se oyó a alguien aclarándose la garganta __ Y de su hija Alicia para facilitarles la misión con sus inventos. Ahora, y sin más dilación, ¡Comiencen a investigar!
__ ¡Si, señor Súper!


*

__ Bueeeno... ¿Cómo lo veis? __ Dijo Junior.
__ Bastante sencillo, la verdad. __ Respondió Olivia.
__ ¡Pan comido!
__ No te confíes tanto, Felipe.
__ Y tú no seas tan tocapelotas, Víctor.
__ ¿Ya estáis otra vez?
__ No, Alicia...

Y los cinco siguieron avanzando por los pasillos entre carcajadas, y con muy buenas expectativas acerca del emocionante día que iban a pasar. ¡No iban a acobardarse ante nada!

CONTINUARÁ.

Una travesura que se convirtió en leyenda: Decimoséptima Parte

“Ya veo... Así que se trata de eso”

Por mas veces que ojerara los documentos, siempre descubría algo nuevo acerca de esos “fichajes”

“Chapeau el Esmirriau es un hombre de bastante reducido tamaño, lo cual lo hace físicamente débil... Pero su estatura, añadida a su agilidad, lo convertirían en un gran espía... Por no hablar de su excelente manejo de las armas de fuego...”

Se levantó de su sillón y dio un par de rodeos por la estancia.

“Magín el Mago es un maestro hipnotizador e ilusionista que podría desconcertar a nuestros enemigos con solo un chasquido de sus dedos... Sería perfecto de no ser porque peca de una irritante soberbia... Pero en fin, menos es nada...”

Finalmente, apoyó los papeles en la mesa y los apuntó con una pequeña lámpara que estaba cerca de él, por lo que estos quedaron iluminados por un resplandor amarillento.

“Y Billy el Horrendo... Siento tener que recurrir a un ejemplo tan evidente de lo que es pasar mas tiempo en el gimnasio que en la escuela, pero hay que admitir que su fuera es increíble... Sin duda alguna, un gran elemento de combate...”

Estaba muy satisfecho con las elecciones que había hecho... Seguro que, con ellos, sus planes irían sobre ruedas...

“Después de todo, ellos están en la lista de los bichos mas malos con los que la TIA ha tenido que enfrentarse... Por algo será, ¿No?”

Volvió a sentarse en el sillón y encendió un cigarrillo. Luego, pasó los minutos siguientes contemplando como ascendía hasta el ennegrecido techo del apartamento donde se había alojado temporalmente. Era un edificio de mala muerte que se caía a trozos, pero le valía...

“Total, no voy a durar mucho tiempo aquí... Ya tengo en mente el lugar donde establecer mi futura base... Un sitio bien grande en que podamos alojarnos todos... Y quizás algunos mas...”

¡Porque no podía pretender dominar el mundo con solo tres subordinados! Tendría que buscar a mas seguidores...

“Pero tiempo al tiempo... De momento, intentaré convencerlos a ellos... Aunque no creo que me cueste demasiado, teniendo en cuenta quienes los atraparon... El solo hecho de saber que podrán vengarse de esos agentuchos de mierda será suficiente para tenerlos comiendo de mi mano.”

Aunque el también deseaba realizar su venganza con todas sus fuerzas.

“Quiero oírlos agonizar de dolor... Quiero ver el miedo en sus caras... Quiero destruirlos uno a uno hasta que no quede nada de ellos...”

__ ¡¡¡Yo ya estaría en lo mas alto de no ser por Mortadelo y Filemón!! __ Rugió levantándose y caminando hacia un espejo medio roto que había en una esquina __ Sería la persona mas poderosa del mundo si no hubiesen metido sus mugrosas narices donde no los llamaban... __ Observó su reflejo en los pedazos de cristal que aun quedaban __ ¡¡¡Y no un patético vagabundo que se arrastra de choza en choza para sobrevivir!!!

De un puñetazo el espejo quedó completamente roto de una vez.

__ Ah, pero todo eso va a cambiar... __ Dijo yendo hacia la ventana __ Muy pronto volveré a mis tiempos de gloria __ Apoyó las manos en el alfeizar y contempló el penoso paisaje de pobreza que se extendía ante él __ ¡¡Y el mundo tendrá un nuevo dictador!!

Una travesura que se convirtió en leyenda: Decimosexta Parte

El Profesor Bacterio estaba intentando salvar los aparatos dañados por la pelea en el cuartel con la ayuda de sus compañeros.

__ ¡Solo espero que no estén muy afectados!

Ya habían encontrado los robots con los aspectos de Matraca y Todoquisque, y quería analizarlos cuanto antes.

__ ¡Mira, papá, aquí hay otro invento!
__ Muchas gracias, Alicia, dejalo donde puedas.

La joven pelirroja colocó el aparato cerca del resto de pesquisas.

__ ¿Quieres que te ayude con los androides?
__ Pues no me vendría nada mal, pequeña.
__ Ah, y otra cosa antes de que se me olvide: Me han dicho los de la sección secreta que han sido sustraídos una serie de documentos del despacho del Súper.
__ Si, los robots reventaron la caja fuerte...
__ No, papá, esos documentos no estaban en la caja, sino en los archivadores. Faltan las fichas de Billy el Horrendo, Chapeau el Esmirriau y Magín el Mago.
__ ¿Quién querría llevárselos? Porque dudo mucho que sea para detenerlos, ya que los tres están en la cárcel.
__ Ni la más remota idea.

Alicia se agachó al lado de uno de los androides y lo miró detenidamente.

__ Es exactamente igual que el Todoquisque original... Su realismo es abrumador... __ Levantó sus brazos __ Como pesa... Debe de ser o de Titanio, o de Tunstenio... __ Tocó su cara __ Y nadie diría que este tejido dérmico es sintético a simple vista... Pero te das cuenta de ello una vez que lo tocas...
__ ¿Te diviertes, cielo?
__ Estoy en mi salsa.
__ ¡Me encanta que digas eso!
__ Por cierto, el curso ya está a punto de empezar y aun no hemos comprado los libros de texto.
__ Tienes toda la razón, pequeña... ¿Qué año cursas ya, segundo...?
__ De Bachillerato.
__ ¡Es verdad, que estás en el de Ciencias! Mi niña ya es toda una mujer.
__ ¿Una mujer a los 17 años?
__ Mi pequeña mujercita.
__ ¡Siento mucho decirte que odio cuando te pones así! __ Replicó Alicia, sonrojada.
__ ¡Jajajaja!

El Profeso Bacterio apreciaba mucho a su querida hija, aunque fuese adoptiva: Los lazos de sangre no significaban nada comparado con el amor que sentía hacia Alicia.

“Porque ella es y será siempre la niña de mis ojos.” Pensó con añoranza.

Lamentablemente, Alicia no estaba para pensamientos tiernos en ese momento.

“¿A quién podrían interesarle los expedientes de esos tres elementos? Tal y como dice Papá, ya están encarcelados... ¿Será para algún estudio criminológico? No... Si fuese para algo así, no los robarían... Entonces, ¿Para qué? A ver, pensemos... Esos documentos contienen información acerca de sus delitos, sus condenas, sus modus operandi...”

Modus operandi... ¿Y si se trataba de eso? ¿Y si quien se coló en los archivos buscaba información sobre la conducta de Billy el Horrendo, Chapeau el Esmirriau y Magín el Mago?

“¿Y si lo que pretende es... Conocerlos?”

¿Acaso pretendía encontrarse con ellos?

Una travesura que se convirtió en leyenda: Decimoquinta Parte

Ofelia, Felipe y Junior avanzaron con las cabezas gachas hacia los coches de sus respectivos padres... ¡Menuda bronca les había caído!

__ ¡Y todavía no hemos acabado!
__ ¡En casa si que os vais a enterar!
__ ¡Vais a estar castigados hasta el 2050!

“Jodeeeer...”

__ ¡Esperen, no se vayan!

Eran Víctor y el Superintendente.

__ ¡No sean tan duros con los muchachos! Al fin y al cabo, de no ser por ellos, la TIA habría acabado completamente destruida.

Mortadelo y Filemón intercambiaron una mirada de escepticismo.

__ Señor Súper, entendemos que les esté usted tan agradecido...
__ ¡Pero solo son unos críos con las feromonas... y hormonas, alteradas!
__ Aun así, han hecho una gran labor... ¿No han considerado la posibilidad de que trabajen para...?
__ ¡¡¡NO!!!
__ Bueno, bueno, no es necesario que se pongan así...

Junior y Felipe se interpusieron entre sus padres y el Súper.

__ Nosotros si que lo hemos considerado.
__ ¿¿¿QUÉ???

Los dos chavales parecían muy decididos.

__ Pero Felipe, hijo... __ Dijo Filemón, intentando persuadirlo __ ¿Tú eres consciente del puesto de trabajo que estás solicitando?
__ Sep.
__ ¿Y no os importa, Junior? __ Preguntó Mortadelo a su hijo.
__ Nop.
__ Ya los han oído, ambos están de acuerdo...
__ ¡¡Usted se calla!!

Olivia no podía entender por qué Junior y su hermano estaban tan empeñados en trabajar para la agencia. Miró a su madre con expresión confusa, y ella le devolvió una sonrisa de complicidad diciendo:

__ Son iguales que los padres.
__ Tienes toda la razón, Ofelia: Igualitos __ Puntualizó Clodoveo.
__ ¿Iguales? ¡A ellos no les gusta ser agentes de la TIA!
__ Pero son unos cabezotas, y así han salido los hijos.

Mientras tanto, Felipe y Junior seguían manteniéndoles la mirada a Filemón y Mortadelo, hasta que el primero suspiró.

__ Vale... Pero quiero ni una sola queja, ¿Entendido?
__ ¡¡TOMA!! __ Celebró Felipe.
__ Lo mismo te digo, pelambreras, tu ya sabes donde te metes.
__ ¡¡Gracias, papá!! __ Dijo Junior abrazando a Mortadelo.
__ ¡No me lo puedo creer! __ Chilló Olivia __ ¿¿Es que no les vais a decir nada??
__ ¿Ya va siendo hora de que busquen trabajo, no? __ Bromeó Clodoveo, encogiéndose de hombros.
__ A mi, mientras regrese vivo para la cena, me basta.
__ Madre del amor hermoso... __ Justo entonces, su mirada se cruzó con la de Víctor, y tomó una decisión __ ¡Eh, yo también quiero ser agente!

Esta vez fueron los tres chicos quienes exclamaron “¿¿¿QUÉ???”

__ Alguien tendrá que cuidar de vosotros, ¿No? __ Y sacó la lengua en señal de guasa.
__ ¿Y qué hay del rollo de ser una chica normal, con una vida normal, blablabla...?
__ He cambiado de opinión. (Hihihi).

“¿Olivia va a ser agente de la TIA? Pensó Víctor, esbozando una media sonrisa ¡Que tiemble la ciudad!”.

__ Pero seguís estando castigados. __ Dijeron todos los padres a la vez.
__ ¡¡¡Mecáchis!!!

Una travesura que se convirtió en leyenda: Decimocuarta Parte

__ Con todos mis respetos señor, pero... ¿Cómo sabe mi nombre?
__ Se muchas cosas acerca de usted, Señorita Irma... Se que hasta hace un momento trabajaba para la TIA ... Que desde el “Pinchazo Telefónico”, no era más que una pobre secretaria que pasaba horas, incluso días enteros encerrada en la sala de archivos sin apenas ver la luz del sol... Y que estaba harta de ver como los demás agentes recibían todo el mérito mientras usted quedaba en un eterno segundo plano.

Irma se había quedado sin palabras.

__ Y todo porque nunca le dieron la oportunidad de demostrar lo que realmente valía. En cambio, a esa gorda (¿Cómo era?, ¿Ofelia?) la dejaron participar en las misiones y le concedieron los mismos honores que a un agente de campo...
__ ¡Solo porque sabe karate! __ Replicó ella, poniéndose de pie__ ¡Yo llevo desde la primaria asistiendo a clases de esgrima y kendo!
__ ¡Exacto! ¿Y qué me dice de esos dos botarates? Mortadelo y Filemón...
__ ¡Si, esos capullos! ¿¿Cómo pueden encargar a ese par de gilipollas salvar al mundo??
__ Usted sería muchísimo mas eficiente que ellos, ¿No es así?
__ ¡Por supuesto!
__ Entonces __ Continuó, acercándose y hablando bajo __ ¿Por qué no ha participado en ninguna misión?
__ Yo... __ Ella agachó la cabeza.
__ Si, usted... ¿Por qué?
__ No lo sé...
__ No lo sabe. Pero es comprensible. Ya nadie se acuerda de la pobre Señorita Irma... ¿Quién va a preocuparse por ella? Con que aparezca de vez en cuando para calentar el ambiente con su cara bonita es suficiente... Solamente es una mujer atractiva...
__ No es verdad...
__ Un cliché sin importancia...
__ ¡¡QUE NO ES VERDAD!!
__ ¡¡PUES DEMUESTRELO!! __ Colocó las manos en sus hombros __ ¿¿ACASO NO ESTA HARTA DE SUFFRIR LAS HUMILLACIONES QUE CONLLEVA SER UNA SIMPLE BECARIA!!
__ ¡¡CLARO QUE SI!!
__ ¡¡ENTONCES, DEMUESTRELES A TODOS QUIÉN ES MAS FUERTE!! ¡¡QUIÉN ES LA MAS PODEROSA!!
__ ¡¡Pero yo no tengo ningún poder!! __ Lamentó, echándose atrás.
__ Si que lo tiene, señorita, todos lo tenemos... Aunque no sea un poder paranormal... ¿Quiere saber cual es su poder?

Ella agitó la cabeza con nerviosismo.

__ Usted, Señorita Irma, tiene la habilidad suficiente para llegar a lo mas alto y poder contemplar a esa panda de desagradecidos desde la cima de su éxito... Solo necesita ser consciente de todo su potencial... Y yo puedo ayudarla a descubrirlo... __ Extendió su mano con gentileza __ Solo si usted lo desea, mi querida damisela...

Irma miró la mano de Botijola con cierto recelo.

__ Pienselo bien, madmoiselle... Le ofrezco la oportunidad de volver a empezar, de iniciar un nuevo camino hacia sus objetivos... Le ofrezco el respeto que toda una dama se merece, el protagonismo que siempre debieron darle, y el reconocimiento por todos esos años de servidumbre hacia la TIA. __ Esas palabras hacían que, de forma inexplicable, su mano empezara a alzarse en dirección a Botijola __ Y, sobretodo, le ofrezco poder...

La mano de Irma estaba cada vez mas cerca de la del otro.

__ El poder para vengarse de todos ellos... Y destruirlos para siempre.

Esa fue la frase que hizo que Irma decidiera apretar la mano de su nuevo cómplice.

Una travesura que se convirtió en leyenda: Decimotercera Parte

Estaba escondida detrás de unos arboles observando la escena: El cuartel general de la TIA medio en ruinas y rodeado de agentes, y Mortadelo, Filemón, Ofelia y Clodoveo echandoles un buen rapapolvo a sus hijos.

__ ¿Qué demonios ha pasado aquí? __ Susurró.
__ Lo que debería haber pasado hace ya mucho tiempo.

La joven secretaria se asustó al oír esa voz detrás de ella, pero luego, al ver quién era, recuperó la compostura.

__ ¿¿Tú has hecho todo esto??
__ ¿Bromeas? ¿Cómo narices crees que podría hacerlo? Además, necesitaba el cuartel intacto para obtener esos documentos de los que tanto me hablaste ayer... __ Dijo, extendiendo su mando para que se los diera.
__ Aquí los tienes.

Les echó un vistazo con una sonrisa de triunfo.

__ Perfecto...
__ Si, muy perfecto, pero, ¿Seguro que no has sido tú?
__ Que no, pesada. Ahora, si me disculpas...
__ ¡Eh, espera!
__ ¿Y ahora qué?
__ Yo ya he cumplido mi parte del trato...

El misterioso sujeto soltó una maliciosa carcajada.

__ ¿Desde cuando tú y yo hemos tenido algún trato? En lo que a mi respecta, nuestra sociedad está ya disuelta.
__ ¿¿SERÁS TRAIDOR??
__ Todo lo que tú quieras, encanto, pero yo me largo de aquí. __ Dijo mientras la tiraba al suelo con una llave de judo.

Irma no tuvo tiempo de pararlo antes de que desapareciera sin dejar rastro.

__ ¡¡ME CAGO EN TU PUTA NACIÓN!!

“¡¡No puedo creer que me haya hecho esto!!”

__ ¡¡Señorita Irma!!

Comprobó con horror que quién lo llamaba era el Súper.

__ ¿¿Se puede saber por qué no está ayudando a los agentes a arreglar el desastre??
__ No tenía ni idea de esto, señor...
__ ¡¡Excusas!! ¡Ultimamente no hace mas que escaquearte, Irma! Pero yo no pienso consentir esa conducta en mi cuartel... ¡Esta despedida!
__ ¿¿QUÉ??
__ ¡¡Despedida!! ¡¡A la puta calle!!
__Pues sabes que te digo, viejo asqueroso, ¡¡¡PÚDRETE!!!

Y se marchó corriendo de allí, intentando contener las lágrimas, hasta que se sentó en un banco.

“Puede que este sea mi castigo por pretender vengarme de todo el mundo...”

__ ¿Es que nunca voy a poder levantar cabeza?
__ Claro que si, mi querida Irma... Solo necesita un poco de ayuda...

Ella se giró con rabia, pensando que se trataba del sujeto de antes, pero pudo ver que era una persona totalmente distinta: Un hombre vestido con una túnica morada y con el cabello engominado hacia atrás.

__ ¿Quién es?
__ Alguien que puede ayudarla, señorita... Mi nombre es Botijola.

Una travesura que se convirtió en leyenda: Decimosegunda Parte

__ ¡Te he visto, te he visto! ¡Jejejeje!
__ ¡¿Qué dices, Felipe?!
__ ¡¡Le has dado un beso a Víctor!!
__ ¿Y qué problema hay con qué le dé las gracias?
__ Oooh, pues que yo ya se por donde va eso... ¡Primero son besos en la mejilla, luego vendrán besos en la boca y al final tu bragas acabarán colgando de la lámpara de su cuarto!

El guantazo que Olivia le metió fue tan brutal que Felipe cruzó la calle volando. El pobre chico intentaba reponerse del golpe cuando vio, con horror, que Olivia se acercaba a él crujiendose los nudillos.

__ ¿¿¿POR QUÉ CLASE DE CHICA ME TOMAS??? ¡¡¡EN PRIMER LUGAR, NO ME GUSTA VÍCTOR, SOLO HA SIDO UN PUTO BESO EN LA MEJILLA!!! ¡¡¡Y EN SEGUNDO, A TI NO TE IMPORTA LO MAS MÍNIMO CON QUIEN QUIERA ACOSTARME!!!
__ ¡N-n-n-no te pongas así, mujer! ¡Que era una broma! ¡Junior, sueltale el rollo de la Foca para que se tranquilice!
__ No es una Foca, es un Delfín...
__ ¡¡¡Y ESTA VEZ NO PIENSO DEJARME CALMAR!!! ¡¡¡TE HAS PASADO TRES PUEBLOS!!!
__ ¡Junior!
__ Olivia tiene razón, Felipe, no pienso ayudarte.
__ He-he-hermana... ¡Hermanita...!
__ ¡¡¡CALLATE!!!
__ ¡Pero deja que por lo menos me disculpe!
__ ¡¡¡QUE TE CALLES!!!

Felipe había empezado a retroceder hasta que su espalda chocó contra la pared. Y Olivia estaba cada vez más cerca de él y con una bola de energía en la mano.

__ ¡¡Preparate para acabar en la UCI!!
__ ¡¡¡DEJA EN PAZ A TU HERMANO!!!

Los tres jóvenes comprobaron, para su sorpresa, que quien les estaba ordenando que parasen era... Ofelia.

__ ¿¿¿Mamá???
__ ¡¡¡Mamá!!! __ Celebró Felipe yendo hasta su madre __ ¡¡¡Olivia me quiere pegar!!! __ Dijo cuando iba a abrazarla, pero ella lo agarró de la oreja __ ¡¡Ayayayayayayayayayayay...!!
__ ¡¡Algo le habrás hecho!!

Los dos hermanos comprendieron que su madre estaba muy enfadada.

__ Con qué os quedabais a dormir en casa de Junior, ¿¿Eh?? ¿¿Sabéis lo que es levantarse a estas horas de la mañana con una llamada de la policía informando de que os habéis metido en un lío?? ¡¡Tenéis suerte de que vuestro padre y Mortadelo estén ahora hablando ahora con el Súper!!
__ ¿¿Mi padre está aquí??
__ Si, Junior, lo acabo de decir. Y le has dado un susto de muerte. Dice que tú le dijiste que te quedabas a dormir en nuestra casa. ¡¡Cómo nos habéis engañado a los tres!!
__ ¿E-e-e-e-está enfadado?
__ ¡¡Los dos estamos enfadados!!

Junior se dio la vuelta muy despacio, hasta que se encontró con la cara de Clodoveo y soltó un grito ahogado.

__ ¡¡Ya te puedes ir preparando, porque la bronca que te espera en casa va a ser apocalíptica!!
__ Pero...
__ ¡¡Nada de peros!! ¡¡Nos has tenido muy preocupados!!

Pero la cosa aun estaba por empeorar... Porque Mortadelo y Filemón se estaban acercando.

Una travesura que se convirtió en leyenda: Undécima Parte

Junior y Felipe acudieron como rayos al oír los disparos. Víctor y el primero apresaron a Todoquisque mientras que el segundo fue a buscar a su hermana.

__ ¡Ya te tengo, grandísimo hijo de...! ¿¿PERO QUÉ COÑO...??

Lo que tenían ante él solo era... Un robot.

“Igual que el que ÉL usó la primera vez que quiso eliminarnos...” Pensó Junior “Y lo más seguro es que Matraca también lo sea... Por eso no lográbamos vencerle...”

*

Horas mas tarde, todos los agentes de la TIA se reunieron en la entrada del cuartel general, atónitos por el desastre organizado. El Superintendente reaccionó igual de Víctor:

__ ¡Espero que tengáis una buena explicación para todo esto!
__ Verá, señor Súper, nosotros...
__ No era nuestra intención qué...
__ Todo esto es cosa mía, papá.

Ni Junior ni Felipe podían creer lo que Víctor había dicho.

__ Recibí una alerta de intrusos a altas horas de la noche. Unos robots con los aspectos de Matraca y Todoquisque habían irrumpido en el cuartel, entrado en tu despacho y reventado tu caja fuerte. Por eso los llamé para que me ayudaran a detenerlos.

El Superintendente lo miró de arriba a abajo, hasta que sonrió.

__ Eres todo un previsor, hijo mío. Me siento muy orgulloso de ti.

Dicho esto, se fue con los investigadores que analizaban las escena.

__ Gracias, tío...
__ No me las deis. Esto no es por vosotros...

Víctor fue a encontrarse con Olivia, que estaba sentada en un banco frotándose la rodilla.

__ Toma __ Dijo él, lanzándole una cinta de vídeo para que ella la cogiera al vuelo __ ¿Realmente creías que mi padre iba a dejar la cámara con la cinta dentro de ella?
__ ¿Cómo sabías...?
__ Es mi padre __ Replicó, encogiendo los hombros.

Los dos se quedaron en silencio, hasta que él se aclaró la garganta.

__ Y siento lo del tacón de tu zapato... Pero tenía que hacer que perdieras el equilibrio con el primer disparo para desconcertar a “Todoquisque” y así poder acertar el segundo tiro.
__ No pasa nada... Ya me había cansado de ellos...
__ ¿Te has hecho daño?
__ Solo un arañazo en la rodilla, pero no es nada.
__ Entonces no tengo de qué preocuparme, así que yo me voy...
__ ¡Víctor!

El muchacho se dio la vuelta justo cuando Olivia se levantaba, le tomaba la mano y le daba un beso en la mejilla.

__ Muchas gracias __ Dijo con una tierna sonrisa.

La chica habría jurado que Víctor estaba sonrojado, pero éste se puso a toser de manera estridente.

__ Tranquila, no tienes que agradecerme nada. Pero ahora, si me disculpas, tengo que ir con mi padre a relatarle los hechos...
__ Descuida, que yo también me voy, mi hermano debe de estar taaaaan preocupado por mi.

Dicho esto, Olivia se marchó tarareando alegremente, dejando tras de si al que, por lo menos en esos instantes, era el chico más feliz del mundo.

sábado, 11 de junio de 2011

Una travesura que se convirtió en leyenda: Décima Parte

Mientras Víctor se enfrentaba a Todoquisque, Felipe y Junior seguían luchando contra Matraca.

__ Mierda... Yo estoy al límite... __ Murmuró Junior __ Y, sin embargo, Matraca solo parece haber estado corriendo un rato... __ Ahora llevaba puesto el disfraz de Death The Kid (Soul Eater) para intentar dispararlo y así no estar cerca de él __ ¿Cómo lo llevas, Felipe?
__ Tirando... Pero se me ha ocurrido un plan.

Los dos se apartaron de Matraca y corrieron juntos mientras éste les perseguía.

__ Verás... __ Empezó a susurrarle el plan.
__ ¿¿Qué??
__ ¡Hazme caso, funcionará!

Volvieron a dividirse, esta vez Felipe fue hacia Matraca y Junior apuntó donde su amigo le había dicho.

__ ¡¡¡EH, GRAN MASA DE MIERDA!!! ¡¡¡VEN A POR MI!!!

Eso hizo que el gigante se enfureciera de verdad y persiguiera Felipe. Éste corrió en dirección al ascensor, el cual había quedado al descubierto tras el derrumbamiento de una de las paredes, y claramente se podía ver que estaba sujeto por cuerdas de esparto (Ya se sabe que el edificio lo construyeron Pepe Gotera y Otilio, así que...). Entonces, justo en el último momento, Felipe giró en seco y Matraca, incapaz de frenar, se estampó contra el interior del ascensor.

__ ¡¡¡AHORA, JUNIOR!!!

El joven empezó a disparar una y otra vez hasta que las cuerdas se rompieron y Matraca salió disparado hacia abajo con un grito de rabia.

Los dos muchachos se miraron intentando recuperar el aliento, y Felipe replicó con una media sonrisa.

__ ¿Ves como iba a funcionar?

*

Durante esos instantes, Víctor y Todoquisque habían mantenido un intenso duelo visual en el que el uno analizó detenidamente al otro antes de actuar. Víctor no bajó sus armas ni un momento.

“Está demasiado lejos como para acertar sin darle a Olivia... Y dudo mucho que la suerte de antes se repita...”

Sentía como la impotencia se apoderaba de él al ver la cara medio amordazada de Olivia. A pesar de aquella situación, ella lo miraba sin parpadear, serena y completamente segura de que Víctor podía hacerlo.

“Dispara, Víctor... Yo confío en ti” Pensaba ella, deseando que su amigo entendiera el mensaje que le enviaba con sus ojos.

“Ella está completamente inmóvil... Es un blanco perfecto...”

La hora de la verdad había llegado... Era entonces o nunca.

“Perdoname, Olivia...”

PANG!
PANG!

Tanto Olivia como Todoquisque cayeron al suelo.

Una travesura que se convirtió en leyenda: Novena Parte

Felipe se levantó del suelo para llegar a la altura de Fiodor.

__ ¡Ya era hora, joder! ¿No se supone que ibas a llegar enseguida?
__ Hehehe, exacto, Felipe, se supone.
__ ¡Que no me copiéis la frase, COÑO! __ Exclamó Junior, ya un poco molesto esa vez, mientras cambiaba de disfraz otra vez. Una vez vestido de Sanji (One Piece), volvió al ataque.

Olivia y Junior seguían luchando contra Matraca. La monstruosa fuerza de ese gigante y la superfuerza de Olivia hacían temblar el suelo, mientras que la agilidad de Junior se convertían en un incordio para el arma del enemigo. Pero Olivia ya empezaba a cansarse: Ella era quien mas había atacado a Matraca físicamente, por lo que se estaba debilitando. Todos temieron lo peor cuando cayó al suelo, sin fuerzas.

__ ¡¡Ya me encargo yo, Olivia!! __ Dijo Junior, acudiendo en su ayuda y dejándola detrás de las estanterías.
__ ¡¡Yo también!! __ “Ahora que Olivia está lejos de ese monstruo, puedo disparar con total libertad”.
__ ¡Fiodor!
__ ¡Si!

Felipe y Fiodor se dieron la mano, y el reloj de bolsillo del fantasma empezó a brillar, inundándolos de una luz roja. Cuando el resplandor se disipó, ya no se veía a Fiodor... Pero el ojo izquierdo de Felipe se había vuelto rojo como los ojos del fantasma y llevaba puesta una larga chaqueta verde oscuro. Alzó su mano izquierda, y apareció una espada de esgrimista.

__ ¡¡Vamos allá!!

Y, así, Víctor con sus pistolas, Junior con sus disfraces y Felipe con su espada lucharon a brazo partido contra Elton Matraca.

Mientras tanto, Olivia intentaba levantarse para ayudarles.

“No puedo quedarme aquí sin hacer nada...”.

Cuando, para su sorpresa, alguien la alzó del suelo, pero no con demasiada delicadeza.

__ ¡Mira quién tenemos aquí! ¡Si esta “shiquilla” es la hija de Ofelia y Filemón! __ Olivia reconoció al instante ese acento gaditano: ¡Todoquiste la había atrapado! __ Eres mas guapa de lo que imaginaba, teniendo en cuenta a la gorda de tu madre...
__ ¡¡No te atrevas a insultarla!! __ Gritó ella, pero estaba tan cansada que no pudo pegarle.
__ ¡Menos lobos, Caperucita Rosa! Tú te vas a venir conmigo y te vas a portar muy bien, ¿Capishi?
__ ¡¡Y un huevo!! ¡¡Felipe!! ¡¡Ju...MMM!!

Todoquiste le estaba tapando la boca para que no chillara y ya había empezado a arrastrarla, cuando se oyó un disparo y él captor se llevó la mano a la oreja. A lo lejos, Víctor lo miraba con rabia contenida.

__ ¡¡¡La próxima no será por los pelos!!!
__ ¡¡Mira, el pijito este!! ¡¡No creas que por ser el hijo del Súper te viá tener miedo!!
__ ¡¡No te preocupes, ya me lo tendrás!! ¡¡Sueltala de una vez si no quieres que te deje fría el craneo a balazos!!
__ ¡¡Obligame!!

Víctor empezó a correr hacia Todoquisque, pero éste usó a Olivia como escudo.

__ Si sabes lo que le conviene a la shiquilla, no te me vas a asercá.
__ ¡¡¡MALDITO CERDO HIJO DE PUTA!!!
__ ¡¡No te quedes ahí, Víctor, DALE!! ¡Yo estaré bien!
__ Jodeeer ¿¿Por que carajos el rehén siempre se hace el héroe?? __ Gruñó Todoquisque, tapandole la boca de nuevo.
__ Te lo advierto, Todoquisque, sueltala o te juro que...
__ ¿Qué? Adelante, dispara... Probemos tu puntería...

Víctor estaba entre la espada y la pared.

*Todoquisque también aparece en las películas de Mortadelo y Filemón.

Una travesura que se convirtió en leyenda: Octava Parte

__ ¿¿No se supone que Matraca está en la cárcel??
__ ¡¡Exacto, Olivia, se supone!! __ Respondió Junior.

Víctor y Felipe se colocaron frente a la puerta.

__ ¡¡Bien, chicos, este es el plan!!
__ ¿¿Quién te ha puesto a ti al mando?? __ Replicó Victor

Parecía que iban a empezar a discutir, cuando por fin Matraca consiguió echar la puerta abajo.

Al instante, Junior se puso su disfraz de Sasuke Uchiha (Versión adolescente y de negro), Olivia se colocó en posición de ataque alzando sus manos en dirección al gigantesco enemigo, Felipe estableció contacto mental con Fiodor y Víctor sacó sus dos pistolas azules (Seagun y Skygun) y apuntó a Matraca.

La gran mole empezó a acercarse a ellos con pasos atronadores. Víctor le disparó un par de veces en señal de aviso, pero las balas rebotaron contra su pecho.

__ ¡¡AaAaAaAaAy, no jodas!! __ Exclamó asustándose por un instante, pero luego volvió a mirarlo con valor __ ¡¡Elton Matraca, quedas detenido en nombre de la TIA!!
__ ¡¡Deja de recitarle sus derechos!! __ Gritó Junior, corriendo hacia él __ ¡¡Este tío no te entenderá por mucho que le hables!!

Justo cuando se aproximaba a su enemigo, éste sacó una pistola tan grande como su brazo y le disparó reventando las paredes, pero Junior pudo esquivar las balas saltando hacia atrás.

__ ¡¡Joder!! __ Empezó a lanzarle shurikens y kunais desde el aire, pero, al igual que las balas, rebotaron en su pecho __ ¿¿De qué mierda está hecho??
__ ¡¡De grasa animal!! __ Replicó Olivia, mientras preparaba una bola de energía. __ ¡¡Pero no creo que resista mi onda rosada!! __ Y se la arrojó.

Esta vez pareció que el ataque había minado un poco las fuerzas de Matraca, el cual rugía rabioso por el golpe. Esa distracción le permitió a la chica acercarse a él mediante su súper velocidad y propinarle una ráfaga de patadas.

__ ¡¡Felipe!! ¿¿DONDE COÑO ESTÁS??
__ ¡¡Ya voy, HISTÉRICA!! Estoy esperando a que venga Fiodor...
__ ¿¿No se supone que siempre va contigo??
__ ¡¡Exacto, Olivia, se supone!!
__ ¡Oye, tú, maricón, no me copies la frase! __ Dijo Junior a carcajadas mientras cambiaba de disfraz: Esta vez era Haji (Blood + A), y pudo usar el ataúd como escudo contra las balas mientras corría hacia él con su garra de Kiróptero.

Mientras, Víctor intentó disparar a Matraca, pero al ver que Olivia estaba tan cerca de él que podía herirle, optó por agarrar a Felipe de la camisa y esconderlo detrás de una estantería con él.

__ ¿¿Pero de que vas?? ¡¡No tenías que tirarme así!!
__ ¡Serás desagradecido! Encima que te ayudo.
__ ¡No necesito que lo hagas! Puedo valerme yo solo.
__ Claro, y por eso tienes que esperar a que venga tu amiguito fantasma...
__ Tenemos que fusionar nuestras almas para combatir...
__ ¡¡Pues vaya una MIERDA de habilidad!!
__ ¿¿Qué cojones quieres decir??
__ ¡¡Olivia tiene superpoderes!! ¡¡Junior puede disfrazarse!! ¡¡Pero tú solo puedes ver fantasmas!! ¡¡Solo puedes luchar si Fiodor está contigo, por lo que no eres nada sin él!!

Felipe se abalanzó sobre Víctor y le pegó un puñetazo.

__ ¡¡¡CALLATE!!!

Y empezaron a forcejear, hasta que Felipe oyó una voz por encima de él.

__ Ey, chavalín, ¿No se supone que a quien hay que liquidar es al grandullón de ahí?
__ ¡Fiodor!

Una travesura que se convirtió en leyenda: Séptima Parte

__ Este despacho tiene un sistema de videovigilancia que nos avisa en nuestra casa si alguien entra en él. Tenéis suerte de que solo yo me haya percatado, porque si llega a veros el Súper...
__ Si, ya nos imaginamos lo que pasaría... __ Meditó Junior.
__ Y bien, ¿Qué rayos estáis haciendo aquí a estas horas de la noche?
__ Emm... ¿Trabajamos aquí?
__ Buen intento, Felipe, pero no cuela.
__ Víctor... Por favor, no le digas nada a tu padre...
__ Eso dependerá de lo que vosotros me digáis a mi, Olivia. ¿Qué hacías en el despacho?

Ella suspiró y decidió contarle la verdad.

__ Osea, que no solamente tenéis los cojones (y ovarios) de hacer puenting en la azotea del cuartel, sino que encima, en un alarde de exhibicionismo, vais y lo grabáis todo en vídeo.

Felipe replicó:

__ Era una hazaña digna de quedar en los anales de la historia de...
__ ¡Era una puta gilipollez con la que casi os partís el cráneo!

Esa frase hizo que el muchacho agachara la cabeza.

__ ¿En qué estabais pensando? Parece mentira que tengamos la misma edad.
__ Técnicamente, solo tú y yo tenemos la misma edad: Junior es un año mayor y Olivia un año menor que nosotros...
__ ¡¡Me la suda!!

Felipe agachó la cabeza de nuevo, pero esta vez con una risita maliciosa.

__ ¿Y si llegáis a haceros daño? ¡No os habría perdonado nunca que Olivia sufriera ningún...! __ Pero cambió la frase con nerviosismo al ver que ella se sonrojaba con una sonrisa tierna __ ¡No os habría perdonado nunca que hubieseis provocado una catástrofe que le diese mal nombre a la TIA! Si vais a hacer el cabra, al menos que sea lejos de aquí... Desde luego, estáis todos mal de la cabeza...

A la chica se le quitó la expresión alegre de golpe.

__ ¡¡¡Bueno, pues si tanto te preocupa tu querida agencia de frikis, dejanos marchar y así evitamos una pelea!!!
__ ¿Pero qué te pasa, Olivia? __ Dijeron los otros dos, sin entender nada.

Olivia y Víctor se enfrentaron con la mirada.

__ ¡¿Cómo puedes ser tan insolente?!
__ ¡¿Y como puedes ser tú tan GILIPOLLAS?!
__ ¡No te atrevas a hablarme así!
__ ¡Te hablo como me sale del COÑO!
__ ¡Una señorita no debería hablar así!
__ ¡¿Ah, si?! ¡¡¡ HOSTIA, PUTA, JODER!!!
__ ¡¡DESLENGUADA!!
__ ¡¡MALFOLLADO!!
__ ¡¡ARRABALERA!!
__ ¡¡PIJO DE MIERDA!!

De repente, se oyó una explosión tras las puertas del cuartel general. Los cuatro muchachos corrieron para ver que ocurría, y se llevaron un buen susto al descubrir quién estaba aporreando la entrada.

__ ¡¡¡ELTON MATRACA!!!

*Elton Matraca aparece en las películas de Mortadelo y Filemón.

Una travesura que se convirtió en leyenda: Sexta Parte

Los tres jóvenes por fin estaban dentro del despacho del Súper. Empezaron a buscar la cámara a toda prisa antes de que alguien notara su presencia.

__ ¿Donde creéis que la guardará? __ Susurró Olivia mientras revisaba los archivadores.
__ Por lo general, la gente guarda las cosas importantes en cajas fuertes.
__ Pues aquí no hay ninguna.
__ ¡Que si, carai! Junior, ayudame a quitar ese cuadro.

Felipe y Junior cogieron el cuadro mas grande de todos, el que estaba justo detrás del escritorio. Ahí había, en efecto, una caja fuerte.

__ ¡Bingo!

Junior se puso su disfraz de médico para “auscultar” la puerta de la caja y así poder abrirla moviendo la rueda.

__ ¡No sabía que supieras abrir cajas fuertes! __ Dijo Felipe con admiración
__ Yo tampoco. Es que siempre he querido hacer esto...
__ ¡Jajaja! ¡Que estúpido eres!
__ ¡¡Shhhhhht!! ¿Queréis dejar de alzar la voz?

Viendo que Junior no lo conseguía, fue Felipe quien probó a ver si así funcionaba, pero no pasó nada.

__ Anda, dejadme a mi.
__ No creo que tu horquilla pueda abrir también esto...
__ ¿Qué dices? No voy a usarla... Hay maneras mas elegantes de hacer las cosas.

Se acercó a la puerta, y se la quedó mirando unos instantes hasta que... Le arreó un puñetazo, dejándola desencajada del hueco de la caja.

__ ¿A eso lo llamas elegancia? ¡Te la has cargado!
__ Pero la he abierto, ¿No es así? __ Dijo con una sonrisa que pretendía ser angelical.

Tal y como Felipe había dicho, ahí estaba la cámara de vídeo. Olivia la cogió mientras sus dos amigos volvían a colocar el cuadro (Cosa difícil teniendo en cuenta que la puerta de la caja estaba algo deformada por el golpe).

Una vez fuera del despacho, Olivia empezó a dar saltos por todo el pasillo. Junior reía con ella, celebrando el éxito de su misión.

__ ¡Se acabaron nuestros problemas! __ Cantó la chica con alegría __ ¡Ahora que hemos recuperado la cámara, no tendremos que trabajar para la TIA! ¡Y yo podré seguir con mi vida perfectamente normal de todos los días! ¡Seré una chica normal, con aficiones normales y citas normales! ¡Todo esto es absolutamente perfecto!
__ Si, si, muy bonito, pero no perdamos mas el tiempo __ Cortó Felipe mientras paraba a su hermana y le daba un par de golpecitos a la cámara. __ Guardala rápido y larguemonos antes de qué...
__ Antes de que ¿Qué, Felipe? __ Dijo una voz detrás de ellos.

Los tres, pálidos como la leche, se dieron la vuelta muy despacio, y pudieron ver a la peor persona que podrían haberse encontrado en una situación como aquella.

__ Espero que tengáis una buena explicación para haberos colado en el despacho del Súper...
__ ¡¡¡Víctor!!!

jueves, 9 de junio de 2011

Una travesura que se convirtió en leyenda: Quinta Parte

Irma bajó las escaleras de la gran entrada del cuartel mirando a su alrededor por si alguien la observaba. Caminó hasta la cabina telefónica de la esquina, y se metió dentro de ella. Luego, marcó un número de teléfono que tenia apuntado en su agenda y esperó a que respondieran.

“Aunque no entiendo por qué no puedo llamar con mi móvil...”

Sus pensamientos fueron interrumpidos por una voz con cierto acento que se oyó al otro lado del interfono.

__ ¿Los tienes?
__ Si... Ese viejo no me lo ha puesto nada fácil, pero lo conseguí.
__ Magnífico. Mañana por la mañana iré a recogerlos...
__ ¿En el lugar de siempre?
__ Y espero que con la misma discreción.
__ Descui-...

Pero no pudo acabar la frase, ya que la persona del otro lado de la línea había colgado.

__ ¡Qué falta de modales! __ Dijo, colgando con un golpe.

Salió de la cabina y se fue calle arriba con el paso elegante que tanto la caracterizaba.

“Bueno, ya me da lo mismo... ¡Saldré beneficiada de todos modos!”

Sacó las llaves para entrar en su casa, y una vez cerrada la puerta desde dentro, fue a sentarse en el sofá para seguir el hilo de sus pensamientos mientras contemplaba una fotografía en la que salía con
el Súper, Mortadelo, Filemón, Ofelia, Bacterio, etc...

Y no pudo evitar mirarla con cierta repugnancia.

“Al fin y al cabo, ese Superintendente y toda su troupe de retrasados mentales ya me tienen hasta las narices...”

__ ¡¡¡YO SOY MUCHO MEJOR QUE ELLOS!!!

Desde “El pinchazo telefónico” había sido reducida al nivel de una patética becaria chupatintas... Durante todos esos años, la TIA la había menospreciado y ninguneado de la manera mas injusta

“Pero todo esto se va a acabar... Muy pronto comprenderán el grave error que cometieron conmigo...”

Y movió la fotografía para que quedara boca abajo.

Una travesura que se convirtió en leyenda: Cuarta Parte

La puerta del despacho del Súper se abrió lentamente, y del interior de la estancia salió una misteriosa mujer guardando unos documentos en su carpeta. Cerró la puerta con llave, y justo iba a marcharse cuando oyó un ruido, así que encendió la luz, dando paso a una escena bastante cómica: Junior, Felipe y Olivia escondiéndose detrás de la mesa.

__ ¿Vosotros os creéis que soy tonta? Anda, salid de ahí, que no os voy a comer.

Los muchachos la obedecieron, evitando mirarla a la cara.

__ ¿Saben vuestros padres que estáis aquí? __ Pasaron unos segundos __ El silencio otorga, ¿Eh? Si no decís nada es que habéis venido sin permiso, porque no se si os habéis fijado en la hora que es...
__ Usted también está aquí, ¿No? __ Se le escapó a Junior.
__ Yo trabajo aquí. __ Replicó mientras escondía la carpeta detrás de su espalda __ Cosa que no se puede decir de vosotros...
__ Precisamente por eso hemos venido __ Intervino Olivia __ Srta, el señor Súper tiene en su poder una cámara de vídeo con la que nos está haciendo chantaje para que trabajemos en la TIA, y queremos recuperarla.
__ Por eso... Nos preguntábamos si... __ Felipe se rascó el cuello __ En fin, si podría prestarnos esa llave.

La mujer tardó unos segundos en reaccionar.

__ ¿Realmente crees que voy a ayudaros a entrar en el despacho del Súper? __ Respondió, molesta __ Bastantes problemas tengo ya en mi vida como para meterme ahora en vuestras movidas. Lo siento mucho, pero NO. Si me disculpáis, como ya he dicho, es muy tarde, y tengo que irme a casa...

Se dirigió con paso firme y orgulloso a la puerta de salida, pero unos metros antes de llegar, suspiró y volvió a mirarlos.

__ Ay... No os preocupéis... Eso no significa que me vaya a chivar al Súper __ Los tres jóvenes la miraron sorprendidos __ Mis labios están sellados... Aunque me pregunto como os las vais a apañar vosotros solitos. __ Dicho esto sonrió, guiñó un ojo y movió el picaporte mientras concluía: __ Pero si os pillan... No me habéis visto esta noche...

Abrió la puerta y se fue del lugar dejando que aquella última frase flotara unos instantes en el aire.

__ ¿Qué creéis que estaba haciendo la Señorita Irma a estas horas?
__ Ya la has oído, Junior: Ella trabaja aquí.
__ ¿Tan tarde, Felipe?
__ ¿Nunca has oído hablar de las horas extra?

Junior lo pensó un poco antes de responder.

__ ¿Y qué hay de eso último que ha dicho? “No me habéis visto esta noche”
__ Piensalo un poco... __ Explicó Olivia agachándose delante la puerta del despacho y quitándose una horquilla del pelo __ Si el Súper se entera de que nos ha dejado en el cuartel a nuestro libre albedrío, podría despedirla.
__ Aun así, todo esto me resulta muy extraño... ¿No os habéis fijado en esa carpeta que tanto se empeñaba en ocultar?
__ ¡Se supone que el que ve fantasmas es Felipe! __ Bromeó la chica mientras introducía la horquilla en la cerradura.
__ ¡Oye!

Ignorando a su hermano, comenzó a forzar la puerta hasta que logró abrirla, y miró a Junior con una sonrisa.

__ No tienes por qué preocuparte, Junior. Recuerda: El Delfín...

El joven sonrió.

__ Tienes razón. No sé por qué le doy tantas vueltas.

Una travesura que se convirtió en leyenda: Tercera Parte

__ ¡Olivia, tranquilizate!
__ ¡NO ME DIGAS QUE ME TRANQUILICE! __ Rugió, disparándole la bola de energía.

Felipe tubo que correr para escapar de ese ataque.

__ ¡17 AÑOS! __ Empezó a perseguirle__ ¡17 AÑOS INTENTANDO OCULTARLE AL MUNDO QUE TENGO SUPER PODERES! __ Lo apuntó con su visión láser, de la que, afortunadamente, él escapó __ ¡17 AÑOS DISIMULANDO EL HECHO DE QUE MIS PADRES SON ESPÍAS! __ Arrancó el extractor de aire y se lo tiró a la cabeza, pero falló de nuevo __ ¡17 AÑOS LABRANDOME UNA REPUTACIÓN DE CHICA DECENTE! __ Por fin, lo acorraló contra el bordillo __ ¡PARA QUE AHORA ME DIGAN QUE TENGO QUE TRABAJAR EN LA MISMA AGÉNCIA QUE MIS PADRES, DONDE NO TENDRÉ MAS REMEDIO QUE UTILIZAR ESOS PODERES! __ Se le acercó lentamente, preparando otra bola de energía __ 17 años intentando ser una persona normal... ¡¡¡QUE SE VAN A LA MIERDA POR CULPA TUYA Y DE TUS MALDITAS IDEAS!!!

Justo en ese momento, Junior se interpuso entre los dos.

__ ¡Olivia, mirame! __ Dijo, sujetándole los hombros mientras ella se resistía __ ¡Mirame! __ Hizo lo que le pedía, y se quedó quieta __ ¿Recuerdas el Delfín, Olivia? ¿Lo recuerdas, verdad?
__ ¡Pero...!
__ Acuérdate del Delfín Olivia. Visualízalo...

Olivia cerró los ojos a desgana, y recitó.

__ Nada con sutileza por el mar...
__ Eso es... ¿Qué mas?
__ Fluye pausadamente entre las olas... __ Continuó, empezando a calmarse __ Tranquilo, sereno e imperturbable... __ Junior se unió a ella para terminar __ Y nada lo altera...

Los dos respiraron profundamente.

__ Así... ¿Mejor ahora?
__ Si... __ Dijo ella, abriendo los ojos __ Pero eso no quita el hecho de que Felipe me haya jodido la vida social que...
__ No pienses en eso ahora. Seguro que todo se va a solucionar.
__ Eso no es cierto, Junior __ Se sentó sobre el lugar donde antes estaba el extractor __ Todos sabrán que soy una “súper heroína”... Y me convertiré en la friki del instituto... Me echarán del equipo de atletismo... Y ningún chico querrá ir conmigo al baile de fin de curso... Seré conocida por el mote que Felipe me puso: “La Power Ranger Rosa”...

Felipe se acercó a ellos.

__ Olivia... Lo siento muchísimo... No pretendía que te pasara nada de esto, no te lo mereces... Pero no te preocupes... Junior tiene razón, todo se va a solucionar... Porque tengo un plan para librarnos de esta situación.
__ ¡Ya estamos con tus...!
__ ¡Escúchame antes de matarme! Si el Súper quiere jugar sucio... Tendremos que responder jugando igual de sucio...
__ ¿Qué tienes en mente?
__ Algo bastante arriesgado, Junior... Pero creedme: Funcionará.

Una travesura que se convirtió en leyenda: Segunda Parte

Los tres adolescentes se quedaron mirando al suelo, esperando el rapapolvo del Súper.

__ ¿Os dais cuenta del grave peligro en el que habéis puesto vuestras vidas?
__ Si, señor Súper...
__ Podrías haberos matado ahí abajo.
__ Lo sabemos, señor Súper.
__ No me puedo creer que hayáis actuado de forma tan temeraria
__ Disculpenos, señor Súp...
__ ¿¿¿Disculparos??? ¡¡¡Ha sido espectacular!!!

Los jóvenes levantaron la cabeza diciendo “¿Eeeeeeeeeeh?”

__ ¡¡En mi vida había visto semejante acto de osadía!! ¡Nunca, en todos los años que llevo al mando de este cuartel, he podido presenciar ese tipo de heroicidades! Decidido: ¡Muchachos, vosotros seréis agentes de la TIA!

Al instante, tuvo que taparse los oídos:

__ ¡¡¡TOOOOMA YAAAAAAAAAA!!! __ Celebraron Junior y Felipe.
__ ¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOO!!! __ Lamentó Ofelia, acercándose al Súper __ Disculpeme, señor... Bien sabe usted el respeto que le tengo... Pero no puedo aceptar su oferta...
__ Creo que no me he expresado con claridad... No os lo estoy pidiendo... Os lo estoy ordenando.

El buen rollo de los chicos se cortó en seco. Olivia empezó a irritarse.

__ ¡Oiga! ¡Que sea el superior de mis padres no le da derecho a ordenarme nada! Si digo que no quiero trabajar para usted es que no quiero, ¡Y punto! Así que, si me disculpa... __ Hizo ademán de bajar de la azotea.
__ Oh, vaya, es toda una lastima, porque... Me pregunto qué dirán vuestros padres cuando les enseñe esto...

Olivia giró la cabeza, y entonces se puso blanca como el papel. El Súper se había apoderado de la cámara de vídeo. Sus dos amigos también se quedaron de piedra.

__ ¿Lo entendéis ahora? Si cualquiera de los tres se niega a ser agente de la TIA... En fin, supongo que no hace falta que os diga la gran alegría que se llevaran vuestros queridos progenitores cuando descubran vuestras “prudentes” aficiones...

Los tres se quedaron mirando con cara de preocupación... A diferencia de Olivia, Felipe y Junior no tenían ningún inconveniente en trabajar para la TIA... Pero la idea de aceptar un chantaje no les hacía ninguna gracia.

__ Y bien... ¿Qué me decís?

Olivia suspiró.

__ De acuerdo... __ Susurró, agachando la cabeza.
__ Así me gusta... ¿Veis que bien se pueden solucionar las cosas?

Y se fue de la azotea, cámara en mano, y con una maliciosa media sonrisa.

Felipe dudó unos instantes antes de acercarse a su hermana, ya que esta parecía estar triste.

__ Olivia...
__ Mejor que corras...
__ ¿Qué?

Fue todo un milagro que Felipe esquivara la patada giratoria de Olivia. Tras incorporarse, vio que su rostro estaba lleno de ira, y que en su mano se acumulaba una especie de energía de color rosa con la que finalmente apuntó hacia él.

__ ¡¡¡ME LAS VAS A PAGAR!!!

Una travesura que se convirtió en leyenda: Primera Parte

__ ¡Ya casi hemos llegado!
__ ¡Vamos, que falta muy poco!

Felipe y Junior fueron los primeros en llegar a la azotea. Ambos iban cargados de cuerdas y poleas, como si se fueran a ir de escalada. Olivia apareció unos segundos mas tarde, jadeando y apoyándose en la barandilla, y con una cámara de vídeo delante de la cara.

__ ¿No podías esperar un poco? ¡Estoy echa polvo!
__ Eso es porque solamente a ti se te ocurre subir hasta aquí con tacones.
__ ¿Será mi culpa que hayáis querido ir al edificio mas alto de toda la ciudad?
__ No, pero debiste suponerlo cuando te dijimos que queríamos que nos grabaras haciendo “puenting”.
__ Bueno, vale ya de discutir __ Cortó Junior entre risas, tomándole la cámara a Olivia __ ¿Es que queréis que vuestras peleas queden grabadas en la cinta? __ Borró todo lo anterior y se lo devolvió __ ¡Alegrad esa cara, chicos!
__ Tienes toda la razón, Junior __ Dijo Felipe, atando la cuerda a un extractor de aire y haciéndole gestos a Olivia para que lo grabara con la cámara __ ¡Hoy vamos a hacer historia! ¡Nosotros, Mortadelo Junior y Felipe Pí, llevaremos a cabo la mayor hazaña que se haya hecho jamás! __ Se ató la cuerda y los aparejos, y se puso a caminar hacia el borde del edificio __ ¡Saltaremos desde la torre mas elevada de la ciudad: El cuartel general de la TIA.!
__ ¡¡No hay pelotas!! __ Dijo Olivia, burlona.
__ ¿¿Que no?? ¡Ahora lo verás!

Felipe se subió al bordillo, y se quedó mirando un rato hacia abajo, sin hacer nada. Entonces, bajó del bordillo y se dirigió hacia sus amigos.

__ ¡Ja! ¿Lo ves, Junior? Ya te dije que no se iba a...
__ ¡¡Solo quería coger carreriiiiiiiiiiii... __ Aulló Felipe mientras echaba a correr __ LLAAAAAAAAAAAA!! __ Y se tiró con una carcajada de triunfo.

Olivia y Junior corrieron hacia el bordillo.

__ ¡¡Se ha atrevido, se ha atrevido!!
__ ¡¡DIOS MIO!! __ Gritó Olivia, horrorizada __ ¡¡Pensé que todo esto era una broma de Felipe!! ¡¡Junior, tienes que ir buscarle ya!!
__ Deeejalo que se divierta, mujer.
__ ¡¿Cómo puedes reírte en una situación así?!
__ ¿Es que todavía no conoces a tu hermano? Tiene mas vidas que un puto gato. Estará bien.

Entonces, apareció Felipe disparado desde abajo, gritando de euforia.

__ ¿Lo ves?

__ ¡¡Junior, tienes que probar esto!! __ Dijo durante los pocos instantes en que flotó en el aire.
__ ¡¡Pues acaba pronto para que pueda hacerlo!!

Y Felipe volvió a irse hacia abajo mientras gritaba:

__ ¡¡Y tú no dejes de grabarme, Oliviaaaaaaaaaa!!
__ Mamá me va a matar... Eso si Felipe no me provoca antes un infarto...
__ Hazte un seguro de vida...

Mientras, Felipe bajaba, y bajaba, y sentía como la adrenalina le subía a una velocidad vertiginosa.

__ ¡No se como no he hecho esto antes! ¡Yuhú!

Pero, de repente, la goma se tensó, y Felipe frenó en seco. Luego notó como alguien tiraba hacia arriba.

__ ¡¡¡Junior, tío!!! ¿¿¿De que vas??? ¡¡¡Ya te dije que...!!!

Pero tubo que callar en seco al ver quién lo subía... Era el Súper.

Seguidores