jueves, 9 de junio de 2011

Una travesura que se convirtió en leyenda: Segunda Parte

Los tres adolescentes se quedaron mirando al suelo, esperando el rapapolvo del Súper.

__ ¿Os dais cuenta del grave peligro en el que habéis puesto vuestras vidas?
__ Si, señor Súper...
__ Podrías haberos matado ahí abajo.
__ Lo sabemos, señor Súper.
__ No me puedo creer que hayáis actuado de forma tan temeraria
__ Disculpenos, señor Súp...
__ ¿¿¿Disculparos??? ¡¡¡Ha sido espectacular!!!

Los jóvenes levantaron la cabeza diciendo “¿Eeeeeeeeeeh?”

__ ¡¡En mi vida había visto semejante acto de osadía!! ¡Nunca, en todos los años que llevo al mando de este cuartel, he podido presenciar ese tipo de heroicidades! Decidido: ¡Muchachos, vosotros seréis agentes de la TIA!

Al instante, tuvo que taparse los oídos:

__ ¡¡¡TOOOOMA YAAAAAAAAAA!!! __ Celebraron Junior y Felipe.
__ ¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOO!!! __ Lamentó Ofelia, acercándose al Súper __ Disculpeme, señor... Bien sabe usted el respeto que le tengo... Pero no puedo aceptar su oferta...
__ Creo que no me he expresado con claridad... No os lo estoy pidiendo... Os lo estoy ordenando.

El buen rollo de los chicos se cortó en seco. Olivia empezó a irritarse.

__ ¡Oiga! ¡Que sea el superior de mis padres no le da derecho a ordenarme nada! Si digo que no quiero trabajar para usted es que no quiero, ¡Y punto! Así que, si me disculpa... __ Hizo ademán de bajar de la azotea.
__ Oh, vaya, es toda una lastima, porque... Me pregunto qué dirán vuestros padres cuando les enseñe esto...

Olivia giró la cabeza, y entonces se puso blanca como el papel. El Súper se había apoderado de la cámara de vídeo. Sus dos amigos también se quedaron de piedra.

__ ¿Lo entendéis ahora? Si cualquiera de los tres se niega a ser agente de la TIA... En fin, supongo que no hace falta que os diga la gran alegría que se llevaran vuestros queridos progenitores cuando descubran vuestras “prudentes” aficiones...

Los tres se quedaron mirando con cara de preocupación... A diferencia de Olivia, Felipe y Junior no tenían ningún inconveniente en trabajar para la TIA... Pero la idea de aceptar un chantaje no les hacía ninguna gracia.

__ Y bien... ¿Qué me decís?

Olivia suspiró.

__ De acuerdo... __ Susurró, agachando la cabeza.
__ Así me gusta... ¿Veis que bien se pueden solucionar las cosas?

Y se fue de la azotea, cámara en mano, y con una maliciosa media sonrisa.

Felipe dudó unos instantes antes de acercarse a su hermana, ya que esta parecía estar triste.

__ Olivia...
__ Mejor que corras...
__ ¿Qué?

Fue todo un milagro que Felipe esquivara la patada giratoria de Olivia. Tras incorporarse, vio que su rostro estaba lleno de ira, y que en su mano se acumulaba una especie de energía de color rosa con la que finalmente apuntó hacia él.

__ ¡¡¡ME LAS VAS A PAGAR!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores