lunes, 13 de junio de 2011

Una travesura que se convirtió en leyenda: Decimoséptima Parte

“Ya veo... Así que se trata de eso”

Por mas veces que ojerara los documentos, siempre descubría algo nuevo acerca de esos “fichajes”

“Chapeau el Esmirriau es un hombre de bastante reducido tamaño, lo cual lo hace físicamente débil... Pero su estatura, añadida a su agilidad, lo convertirían en un gran espía... Por no hablar de su excelente manejo de las armas de fuego...”

Se levantó de su sillón y dio un par de rodeos por la estancia.

“Magín el Mago es un maestro hipnotizador e ilusionista que podría desconcertar a nuestros enemigos con solo un chasquido de sus dedos... Sería perfecto de no ser porque peca de una irritante soberbia... Pero en fin, menos es nada...”

Finalmente, apoyó los papeles en la mesa y los apuntó con una pequeña lámpara que estaba cerca de él, por lo que estos quedaron iluminados por un resplandor amarillento.

“Y Billy el Horrendo... Siento tener que recurrir a un ejemplo tan evidente de lo que es pasar mas tiempo en el gimnasio que en la escuela, pero hay que admitir que su fuera es increíble... Sin duda alguna, un gran elemento de combate...”

Estaba muy satisfecho con las elecciones que había hecho... Seguro que, con ellos, sus planes irían sobre ruedas...

“Después de todo, ellos están en la lista de los bichos mas malos con los que la TIA ha tenido que enfrentarse... Por algo será, ¿No?”

Volvió a sentarse en el sillón y encendió un cigarrillo. Luego, pasó los minutos siguientes contemplando como ascendía hasta el ennegrecido techo del apartamento donde se había alojado temporalmente. Era un edificio de mala muerte que se caía a trozos, pero le valía...

“Total, no voy a durar mucho tiempo aquí... Ya tengo en mente el lugar donde establecer mi futura base... Un sitio bien grande en que podamos alojarnos todos... Y quizás algunos mas...”

¡Porque no podía pretender dominar el mundo con solo tres subordinados! Tendría que buscar a mas seguidores...

“Pero tiempo al tiempo... De momento, intentaré convencerlos a ellos... Aunque no creo que me cueste demasiado, teniendo en cuenta quienes los atraparon... El solo hecho de saber que podrán vengarse de esos agentuchos de mierda será suficiente para tenerlos comiendo de mi mano.”

Aunque el también deseaba realizar su venganza con todas sus fuerzas.

“Quiero oírlos agonizar de dolor... Quiero ver el miedo en sus caras... Quiero destruirlos uno a uno hasta que no quede nada de ellos...”

__ ¡¡¡Yo ya estaría en lo mas alto de no ser por Mortadelo y Filemón!! __ Rugió levantándose y caminando hacia un espejo medio roto que había en una esquina __ Sería la persona mas poderosa del mundo si no hubiesen metido sus mugrosas narices donde no los llamaban... __ Observó su reflejo en los pedazos de cristal que aun quedaban __ ¡¡¡Y no un patético vagabundo que se arrastra de choza en choza para sobrevivir!!!

De un puñetazo el espejo quedó completamente roto de una vez.

__ Ah, pero todo eso va a cambiar... __ Dijo yendo hacia la ventana __ Muy pronto volveré a mis tiempos de gloria __ Apoyó las manos en el alfeizar y contempló el penoso paisaje de pobreza que se extendía ante él __ ¡¡Y el mundo tendrá un nuevo dictador!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores