jueves, 9 de junio de 2011

Una travesura que se convirtió en leyenda: Quinta Parte

Irma bajó las escaleras de la gran entrada del cuartel mirando a su alrededor por si alguien la observaba. Caminó hasta la cabina telefónica de la esquina, y se metió dentro de ella. Luego, marcó un número de teléfono que tenia apuntado en su agenda y esperó a que respondieran.

“Aunque no entiendo por qué no puedo llamar con mi móvil...”

Sus pensamientos fueron interrumpidos por una voz con cierto acento que se oyó al otro lado del interfono.

__ ¿Los tienes?
__ Si... Ese viejo no me lo ha puesto nada fácil, pero lo conseguí.
__ Magnífico. Mañana por la mañana iré a recogerlos...
__ ¿En el lugar de siempre?
__ Y espero que con la misma discreción.
__ Descui-...

Pero no pudo acabar la frase, ya que la persona del otro lado de la línea había colgado.

__ ¡Qué falta de modales! __ Dijo, colgando con un golpe.

Salió de la cabina y se fue calle arriba con el paso elegante que tanto la caracterizaba.

“Bueno, ya me da lo mismo... ¡Saldré beneficiada de todos modos!”

Sacó las llaves para entrar en su casa, y una vez cerrada la puerta desde dentro, fue a sentarse en el sofá para seguir el hilo de sus pensamientos mientras contemplaba una fotografía en la que salía con
el Súper, Mortadelo, Filemón, Ofelia, Bacterio, etc...

Y no pudo evitar mirarla con cierta repugnancia.

“Al fin y al cabo, ese Superintendente y toda su troupe de retrasados mentales ya me tienen hasta las narices...”

__ ¡¡¡YO SOY MUCHO MEJOR QUE ELLOS!!!

Desde “El pinchazo telefónico” había sido reducida al nivel de una patética becaria chupatintas... Durante todos esos años, la TIA la había menospreciado y ninguneado de la manera mas injusta

“Pero todo esto se va a acabar... Muy pronto comprenderán el grave error que cometieron conmigo...”

Y movió la fotografía para que quedara boca abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores