sábado, 11 de junio de 2011

Una travesura que se convirtió en leyenda: Décima Parte

Mientras Víctor se enfrentaba a Todoquisque, Felipe y Junior seguían luchando contra Matraca.

__ Mierda... Yo estoy al límite... __ Murmuró Junior __ Y, sin embargo, Matraca solo parece haber estado corriendo un rato... __ Ahora llevaba puesto el disfraz de Death The Kid (Soul Eater) para intentar dispararlo y así no estar cerca de él __ ¿Cómo lo llevas, Felipe?
__ Tirando... Pero se me ha ocurrido un plan.

Los dos se apartaron de Matraca y corrieron juntos mientras éste les perseguía.

__ Verás... __ Empezó a susurrarle el plan.
__ ¿¿Qué??
__ ¡Hazme caso, funcionará!

Volvieron a dividirse, esta vez Felipe fue hacia Matraca y Junior apuntó donde su amigo le había dicho.

__ ¡¡¡EH, GRAN MASA DE MIERDA!!! ¡¡¡VEN A POR MI!!!

Eso hizo que el gigante se enfureciera de verdad y persiguiera Felipe. Éste corrió en dirección al ascensor, el cual había quedado al descubierto tras el derrumbamiento de una de las paredes, y claramente se podía ver que estaba sujeto por cuerdas de esparto (Ya se sabe que el edificio lo construyeron Pepe Gotera y Otilio, así que...). Entonces, justo en el último momento, Felipe giró en seco y Matraca, incapaz de frenar, se estampó contra el interior del ascensor.

__ ¡¡¡AHORA, JUNIOR!!!

El joven empezó a disparar una y otra vez hasta que las cuerdas se rompieron y Matraca salió disparado hacia abajo con un grito de rabia.

Los dos muchachos se miraron intentando recuperar el aliento, y Felipe replicó con una media sonrisa.

__ ¿Ves como iba a funcionar?

*

Durante esos instantes, Víctor y Todoquisque habían mantenido un intenso duelo visual en el que el uno analizó detenidamente al otro antes de actuar. Víctor no bajó sus armas ni un momento.

“Está demasiado lejos como para acertar sin darle a Olivia... Y dudo mucho que la suerte de antes se repita...”

Sentía como la impotencia se apoderaba de él al ver la cara medio amordazada de Olivia. A pesar de aquella situación, ella lo miraba sin parpadear, serena y completamente segura de que Víctor podía hacerlo.

“Dispara, Víctor... Yo confío en ti” Pensaba ella, deseando que su amigo entendiera el mensaje que le enviaba con sus ojos.

“Ella está completamente inmóvil... Es un blanco perfecto...”

La hora de la verdad había llegado... Era entonces o nunca.

“Perdoname, Olivia...”

PANG!
PANG!

Tanto Olivia como Todoquisque cayeron al suelo.

2 comentarios:

  1. ¡DIOS, DIOS! (o__o me he repetido XD) ¡Espero que no le haya pasado nada a Olivia! >___<

    Qué flipada que Junior se disfrazara ahora de Kid, me encanta, de verdad xDDD por cierto, el plan de Felipe increíble ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes qué alegría me da leerte los comentarios >/////< No te preocupes por Olivia ;D

      Ya te lo dije en otro comentario Junior es SÚPER otaku :D

      Y si, de vez en cuando Felipe usa esa cosita llamada cerebro xD

      Eliminar

Seguidores